Foto: Lugares/ Luis Agote

Viajar en bici: tips para armar tu viaje

Es uno de los bastiones del turismo sustentable y una forma económica de viajar, en íntima relación con la naturaleza. Requiere de entrenamiento y buenos equipos. Te contamos qué tenes que saber y cómo tenés que prepararte si estás pensando encarar un viaje en bici y lo que no le puede faltar a tu equipo.

Viernes 03 de noviembre de 2017

Usar apenas el propio cuerpo para transportarse es el ideal del viajero despojado. La bicicleta es el medio más silencioso y liviano para emprender un éxodo. Parece la opción fácil -¿quién no sabe pedalear?-, pero hacer una travesía en bici no se parece en nada a circular por la bicisenda o dar una vuelta en el parque.

 
Foto: Lugares

En la ciudad no hay pendientes complicadas ni tanta variedad de suelos, ni largas distancias sin reparo ni servicios. Hay un montón de cambios y accesorios que son prescindibles y ni sabemos cómo usar. Nada es comparable a una trepada en ripio, con viento en contra o polvo todo el tiempo, a avanzar en medio de un aguacero, con calor sofocante o bajo la nieve, o a pinchar una rueda en un lugar inhóspito y que no haya ninguna bicicletería cerca.

Por eso, más vale ser prevenido en exceso antes de salir a la pista. Hay que contemplar:

1)El estado físico. Si no está óptimo, hay que trabajarlo.

2) Los equipos. No cualquier bicicleta es apta para encarar cientos de kilómetros.

3) Como mínimo, saber cómo emparchar una rueda. Una vez resueltos estos aspectos, salir a pedalear por paisajes remotos puede ser una verdadera experiencia de liberación.

ANTES DE PARTIR

Para poder sostener un ritmo de cuatro o cinco horas de pedaleada por día sin morir en el intento, es fundamental la preparación física. El propio ciclista es el motor de este viaje y su combustible es el entrenamiento. Daniel Gómez recomienda tomar clases de spinning o indoor cycle. Abogado y devoto de las bicis, aplicó esta técnica con bicicleta fija antes de emprender largas travesías por la Patagonia. La última fue en soledad, con una cámara GoPro que instaló en el manillar para registrar el periplo. "Estar medianamente entrenado es un plus que facilita el viaje, sobre todo teniendo en cuenta que luego de descansar por la noche hay que seguir pedaleando al día siguiente", asegura.

 
Foto: Lugares

Tema bici:olvídense de adaptar la playera que tan bien se la aguanta para la rutina citadina, pero es inservible para las largas distancias. En su blog, el fotógrafo Nicolás Marino, que recorrió 52 países retratando personas y paisajes, se inclina por las mountain bike o las de carretera: "Ambas sirven perfectamente para viajar, pero a las de montaña es crucial cambiarles el manillar a uno de doble altura ya que los planos, de montaña, están diseñados para ir cuesta abajo y eso hace que la posición de manejo no sea apta para largos trayectos de otro tipo. Las manos se duermen al poco tiempo." Lo otro importantísimo son lasalforjas, las bolsas que se acoplan a la bicicleta para guardar cosas. Es decir, el equipaje. Tienen que cumplir tres requisitos: ser resistentes, livianas e impermeables. Las marcas líderes son las alemanas Ortlieb y Vaude, pero no son fáciles de conseguir. De industria nacional, las Halawa son buenas. Se recomienda que tengan muchos bolsillos, cuestión de tener las cosas a mano. Mejor colocarlas atrás, porque adelante pueden dificultar la movilidad del manubrio. Son preferibles las que se dividen en dos y cuelgan a ambos lados del portaequipaje, para cargar sobre éste la carpa y la bolsa de dormir. Un detalle no menor es asegurarse que ninguna tira o cinta de las alforjas quede cerca de los rayos o frenos, para evitar que se enganchen. Alberto Raschetti practicó con las alforjas antes de pedalear el camino de Santiago, en España, junto a su hijo, Franco, "porque cambia bastante el manejo de la bici y es algo a lo que no estamos muy acostumbrados". Por otro lado, es necesario ser racional con el peso. Lo que está demás -los famosos "por las dudas"-, será a la larga un lastre que habrá que acarrear por el resto del viaje. Los ciclistas recomiendan distribuir bien el equipaje, para mantener el equilibrio. Nada más incómodo que pedalear y que se bambolee todo.

EL ABC DEL EQUIPO

  • Cuadro. De acero o de aluminio. Cada uno tiene sus pros y sus contras. El acero es más pesado, pero más fácil de reparar. El aluminio es más liviano, pero cuesta más soldarlo si se llega a romper.
  • Cambios. La marca más usada es Shimano. Lo ideal es una combinación que de 27 velocidades y así la bici estará preparada para distintos tipos de terrenos.
  • El manubrio. Hay tres tipos: el simple, de barra horizontal (el más barato y fácil de conseguir, sólo apto para viajes largos si se le agreguen cuerno en los extremos), el tipo mariposa (es más aparatoso pero tiene múltiples posiciones) y el de carretera (curvado hacia la bici, es bueno para la velocidad en ruta, no así para otras pendientes.
  • Frenos. Los V-Brake tradicionales son preferibles a los de disco. Simples, fáciles de mantener y reparar, infalibles para viajes largos.
  • Asiento. Va en gustos. Puede ser ancho y acolchado con resortes o angosto y duro. De cuero o silicona. Un clásico de los viajeros es el modelo Brooks inglés, fabricado a mano en cuero de alta calidad.
  • Ruedas. El tamaño más común es de 26", que se consigue en todas partes y es fácil de trasnportar. Otros usan el de 28". El primero es mejor para distintas pendientes y el segundo, para largas distancias en la ruta. El mejor modelo es Marathon XR, de la marca Schwalbe.
  • Ropa. Pantalón con cierre desmontable de tela liviana, short de baño, calzas de ciclista, remeras de algodón o tela drifit, rompevientos, campera, buzos de micropolar, pañuelo para el cuello, gorra con vicera, orejeras, zapatillas de trekking. Y obviamente, buenos anteojos (de los que cubren a los costados), y casco.
  • Otros. Velocímetro con altímetro y termómetro, GPS, laptop, espejo retrovisor, punteras para pedales, cortaplumas, cocina, carpa, bolsa de dormir y aislante. Protector solar y repelente. Soga y broches para colgar ropa.

 
Foto: Lugares

Para subir la bici al avión: es necesario embalarla y proteger las partes sensibles. Si no supera los 23 kilos, las aerolíneas la aceptan como equipaje normal. Conviene desinflar las ruedas, para que no se pinchen con la presión.

Sitios de interés

www.bicinator.com.ar

www.lavidadeviaje.com

www.biciclub.com

www.infobiker.com.ar

www.mundoenbicicleta.com.ar

www.biciclown.com

Más sobre Mundo
COMENTARIOS